Corrientes Psicologicas Pdf

Historia de la psicolog a

Baste pensar en la manera totalmente distinta en que Freud, Jung y Lacan hicieron una lectura interpretativa del caso Schreber. Se trata del deseo de conocimiento. Por un lado tenemos a Lev Vigotsky. Arquetipos e inconsciente colectivo. La segunda, en cambio, se basa exclusiva- mente en un estudio del campo de las representaciones.

Como ambos flujos correla- cionados son diferentes, no podemos asegurar, sin embargo, que no haya otras posibles formas de correlacionar algo con el pensamiento. Si la cons- ciencia se separa tenemos el comportamiento perverso. Yo no soy la cosa de la que soy consciente.

Se puede hacer que conecte figuras con cosas, en determinadas secuencias que representan relaciones temporales. Se trata de que su trayectoria logre una coincidencia consigo misma. Algo debe perder el su- jeto para que entre al mercado de intercambio. Hay un desconocimiento de la propia trayectoria, que lleva a vivir las propias decisiones como el resultado de un padecimiento que surge del destino. Se trata, por supuesto, de una apuesta.

Se trata de un objeto virtual que, como el pecho bueno y el pecho malo de Klein, produce conflictos. En otros casos, es posible que se mueva y sacuda descontroladamente. Todo lo que uno define como progreso es para el otro un retroceso. Suponerle debilidad mental por ello parece exagerado. Esta obra es interesante por varios motivos.

Esa multiplicidad es algo que nos obliga a hacernos res- ponsables de una toma de partido. Su enfoque fue estructuralista. Un ejemplo muy claro es el de Jung. La historia es retroactiva. Esa laminilla es para Lacan la libido.

Cuando Damasio habla de representaciones, algo en su discurso no coordina, pues pasa a un registro diferente. Falta lo incorporal, relacionado con los huecos, con las separaciones, con las combinaciones imposibles. No tiene sentido hacerse ilusiones al respecto. Para alguien que las revisa sin estar comprometido con una corriente determinada, todas esas lecturas son igualmente iluminadoras.

Toda historia es un relato que reconstruye los hechos y hace surgir en ellos un sentido. Otro prejuicio es el de la verdad como correspondencia con la realidad. Pero al pasar al plano de las representaciones algo trastabilla. Eso hace que podamos considerar al cognitivismo como un desarrollo del kantismo, si bien con el agregado de cierto realismo ingenuo y de un moderado relativismo culturalista.

La observamos, por ejemplo, en el libro de Bleger. Por ejemplo, si te calificas como creativo e imaginativo, pero poco comunicati- vo, lo tuyo es el arte. En ese sentido, son extraordinarios. Puede suceder que una mujer sea incapaz de mo- ver un brazo, aunque vuelve a moverlo bajo hipnosis. En algunas, el hombre es concebido como persona.

Se ha dicho que el problema es en este caso la coinciden- cia entre el sujeto y el objeto de conocimiento, lo que impide lograr la distancia necesaria para alcanzar la objetividad. La estructura es el estilo, el modo en que cada sujeto se relaciona con el medio.

Las corrientes de la Psicolog a m s relevantes

No predice sino que retrodice. Pode- mos decir, en este sentido, que el cognitivismo es el reverso del proyecto de la modernidad. La tendencia al sincretismo es uno de los factores que pueden haber influido en ello. Pero lo mismo ocurre con ciertas actitudes subjetivas contra las que se debe estar prevenido.

Ninguna de ellas es nueva. La historia siempre la hacen los que ganan, y por eso siempre se escribe de nuevo. Estas ansiedades son la causa del fracaso del grupo por resistencia al cambio.

CORRIENTES PSICOL GICAS

En la medida en que la mente es un espejo del mundo, sus contenidos son copias o representantes de las cosas primeras del mundo real. En primer lugar, que las representaciones son secunda- rias respecto de los objetos representados.

El campo de representaciones es un encuentro entre un medio social determinado y un cuerpo viviente que nace en ese medio. Tampoco podemos asegurar que una hormiga no piensa, aunque tiene ganglios nerviosos y no un sistema nervioso central. La nueva ciencia de la mente.

Es lo que ocurre en algunos casos con el pasaje al acto. Esta tampoco es una palabra muy afortunada. Por eso, es importante la historia de los conceptos, la historia no es el pasado, sino lo actual, lo vigente, son aquellos conceptos que siguen siendo efectivos y productores de nuevos sentidos.

Verdaderamente no se puede saber de donde vienen, ni adonde van estas elucubraciones. Por un lado, una lectura muy pobre de los textos freudianos, que Lacan propuso su- perar mediante una vuelta a Freud. La primera al presente, la segunda al pasado y la tercera al futuro.

Yuliana Torres Molina

Es el mismo vicio que el de la historia, madame bovary pdf ita aunque multiplicado en tantas corrientes como haya vigentes. Eso en cuanto a los test que pretenden ser precisos.

El puro ser no da lugar a las diferencias. Algunos, por ejemplo, no desean dejar de sufrir, sufrir es parte de su identidad, y si se les quita su sufrimiento, buscan otro. Corresponde a lo que Heidegger llamaba la facticidad a la cual somos arroja- dos al nacer. Cada perspectiva se encarga incluso de establecer lo que es para ella comportamiento, de lo que es para ella lo humano. Pero aun en los dominios en los que esa exactitud parece alcanzada, es dudoso que eso sea algo conveniente.

Las 7 principales corrientes de la Psicolog a

Las 7 principales corrientes de la Psicolog a

Incluso pueden resurgir, pero siempre de otra manera. Tampoco es posible que abarquemos todos los aportes rele- vantes para la disciplina. En nuestro proyecto eso es muy claro.

Art culos relacionados

Hay que levantar la mano del lado y en el momento en que el sonido empieza a sentirse. Debe estudiar las cosas no serias, seriamente.

Se alude a situaciones inestables, metaestables y estables, algu- nas de las cuales pueden incluir casos de movimiento circular. Remember me on this computer.